domingo, 3 de junio de 2012

Sin título.


Creo que estoy empezando a desarrollar algún tipo extraño de dependencia por el color marrón de tu iris, por el castaño de tu pelo, por lo pálido de tu dermis y por ese tinte natural que tienen tus labios al (no)contacto del carmín. Todos esos vestidos verdes, que no son verdes; o aquellos azules que acaban siendo petos; así como el amalgama de camisetas por fuera de la falda, o las medias que ocultan el pálido  ( y a la vez bonito ) color de las piernas. Las sonrisas y medias sonrisas, las miradas fijas y de reojo, las veces en que nos besamos y las que no, pero sobretodo las sucesivas a que te aparte el pelo de la cara. Esas extrañas ganas que tengo todos los días de verte aparecer por el fondo del pasillo, por la esquina de la calle o esperando en el portal apoyada en la pared; pero también las que tengo y no reconozco de estar contigo cinco minutos más cada vez que nos vemos. 
 .

4 comentarios:

  1. Parece que te ha llegado el amor, enhorabuena.
    Disfrútalo!!!
    Cariños....

    ResponderEliminar
  2. ¿Será amor?
    ...
    Todo parece indicarlo :)
    Muy bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. BUENO, HAY QUE SEGUIR EXPERIMENTANDO.
    UN ABRAZO

    ResponderEliminar